¿Qué es la Borreliosis Canina? … ¡cuidado, garrapatas!

Perro quitando parásitos a otro

Esta enfermedad, también conocida como enfermedad de Lyme, está provocada por una bacteria, concretamente una espiroqueta llamada Borrelia burdogferi, y la transmiten las garrapatas del género Ixodes

La Borreliosis Canina provoca varios problemas de salud. Si se diagnostica pronto y se administran antibióticos adecuados se puede superar la enfermedad.

Los síntomas pueden tardar en aparecer unas semanas o incluso meses.

Sintomas:

  • Artritis y deformación de las articulaciones.
  • Fiebre, falta de apetito y depresión, que suelen derivarse de la inflamación de las articulaciones.
  • Andar arqueando la espalda y de forma rígida.
  • En la zona dónde se ha producido la picadura de la garrapata puede darse inflamación y/o irritación acompañada de una inflamación de los ganglios linfáticos superficiales que se encuentren alrededor de esa zona.
  • Problemas renales que si no se tratan a tiempo pueden llevar a una nefritis o una glomerulonefritis y acabar en una insuficiencia renal que genera síntomas más comunes como vómitos, diarreas, pérdida de peso, falta de apetito, aumento de sed y de orina y acumulación de líquido en el abdomen y en tejidos, especialmente bajo la piel y en las patas.
  • Complicaciones en el sistema nervioso central, aunque es menos frecuente y en casos graves.

El pronóstico de esta enfermedad es bueno si se diagnostica y se actúa con presteza, es reservado si se trata de casos crónicos y es malo si la enfermedad llega a afectar al corazón, al sistema nervioso central o bien a los riñones, siempre que no se trate a tiempo en el caso de los riñones.  

Diagnóstico de la Borreliosis Canina en perro

Cuanta más información consiga el veterinario, más fácil será realizar el diagnóstico. Además, por supuesto, realizará pruebas al animal, como análisis de orina y sangre, comprobará sus articulaciones, ecografías, radiografías… todo lo que considere oportuno.   Es muy importante que le des la mayor cantidad de información posible, como por ejemplo:

  • Qué síntomas tiene:
  • Cuándo aparecieron y qué intensidad tienen. ¿Son permanentes o intermitentes?
  • Comportamientos extraños que observes en el perro
  • Posibles cambios en la rutina: ¿habéis hecho algo diferente últimamente?
  • Otras enfermedades que haya tenido anteriormente
  • ¿Está pasando tu perro por una etapa diferente? Mudanza, cambios en los miembros de la familia, nuevas mascotas…
  • Además, responde lo más detalladamente posible a todas las preguntas que pueda hacerte.

Tratamiento:

El tratamiento para la Borreliosis Canina dependerá de los órganos y partes del cuerpo afectados y de lo avanzada que se encuentre la enfermedad. Primero deben administrar antibióticos, además en casa debemos procurar que nuestro perro realice pocos esfuerzos y que esté siempre caliente y seco.

Seguramente el antibiótico o antibióticos que nos recomiende nuestro veterinario, irán acompañados de algún medicamento para el dolor. Pero nunca deberemos administrar por nuestra cuenta un medicamento analgésico a nuestro perro, siempre debe ser prescrito por el veterinario  tanto el tipo, como la dosis y el tiempo de administración. 

Normalmente, con los antibióticos, se observa una mejoría de la inflamación aguda de las articulaciones a los pocos días. Aún así, el tratamiento general debe durar al menos un mes. Aunque todo esto dependerá de la gravedad de la enfermedad.

Prevención ante la enfermedad de Lyme en perros

La única prevención de la enfermedad, es la prevención de las garrapatas. Por lo tanto, es vital que nos acordemos de aplicar los antiparasitarios adecuados a nuestro perro con las pautas temporales indicadas por nuestro veterinario y en el formato que más convenga a nuestro perro, ya sean pipetas, collares, etc. para evitar imágenes como estas:

Es muy importante que, aunque tengamos al día la protección antiparasitaria, cada vez que salgamos a zonas como el campo, los jardines, etc, dónde pueda haber garrapatas, al terminar el paseo, revisemos todo el cuerpo de nuestro perro para asegurarnos de que no hay ninguna garrapata u otros posibles parásitos en la piel.

En caso de que hallemos alguna, deberemos extraerla con el máximo cuidado y procurando que no quede parte de la garrapata adherida a la piel de nuestro perro. Para ello, deberemos informarnos lo mejor posible de cómo hacerlo con los mínimos riesgos. Es fundamental que se retiren las garrapatas el mismo día, pues cuanto más tiempo estén en nuestra mascota más probabilidades hay de que se contagien.

PROMOCION PRIMAVERA:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.